27 oct. 2011

Viaje al Oeste. Las aventuras del Rey mono

Esta novela es para los ilustrados: "una de las más grandiosas obras de literatura China, clásico del año 1590" ( y bla bla, tostonazo pedante para impresionar). En cambio yo comencé a leerla porque Goku esta basado en este Rey Mono y como es un personaje de mi infancia...Ya era curiosidad, vamos. 


Mi enfoque inicial de este libro de 2.000 páginas era el de una historia de alta fantasía épica llena de aventuras, pero después de las 100 primeras ya se vio que dentro de la épica no encajaba mucho con esa manera de narrar batallas (" levantaron una gran polvareda y la batalla se extendio durante horas"..¡ala! y ya esta, eso es todo de lo que se puede esperar en la lucha a muerte entre un dragón, monstruo del averno, caballero del cielo o lo que se terciara; y una, que esta acostumbrada a: la sangre, las armas entrechocando, el furor...semejante sosería de descripción de batalla era como un "¡¿pero esto que mierda es?!). De modo que empecé a verlo como un cuento de aventuras como las Mil y una noches, pero tampoco, porque: las historias están ligadas entre sí, los malos son muy malos ( casualmente pertenecen al sintoísmo) y los buenos son muy buenos (son los Budistas). 
Todo cobró sentido cuando me di cuenta que la novela tiene muchas cosas en común con la Biblia (la historia va de trasladar unas escrituras Sagradas, rollo las Tablas de la Ley, donde, entre otros personajes, el Rey Mono se redime através del camino de sus faltas).

Finalmente me estaba aburriendo y tenía la sensación de no estár en el momento adecuado de mi vida para leerlo, asi que ...lo abandoné.

 Frases de Viaje al Oeste:


- No cedas jamás la mal humor, porque es la fuente mismas del la infelicidad.

- Hace su apararición con la velocidad de las nubes y se vuelve a marchar con la celeridad de la niebla

-Cien años transcurren como el agua de un arroyo. Todo lo que queda de una vida de esfuerzos, es espuma y humo.

- Es de tontos hipotecar el futuro por unos instantes de comodidad.

-¡No llores! (...) El que cede al llanto se siente ya derrotado.

- Las cosas valiosas nunca deben mostrarse a una persona avara, porque, en cuanto las vea, sufrirá la tentación de hacerse con ellas, y una vez tentada, cavilará la manera de poseerlas.

7 oct. 2011

Todo bajo el cielo de Matilde Asensi

 Mi madre me recomendo este libro porque a ella le gusto como lectura ligera, me dijo:

- "Es igual que ver la pelicula de Indiana Jones y la última cruzada".

Hombre, pues la verdad, salvando las distancias...Sí, podría ser. A mi la verdad, me a aburrido un poco esos personajes tan planos y predecibles, y el argumento absurdamente forzado de : "Venga tenemos un mapa que lleva a un tesoro y vamos a compartirlo con un montón de gente que no conocemos de nada" (claro, claro...lo lógico y normal, que haría todo el mundo). Lo que sí me pareció interesante es que pone de manifiesto muchos de los descubrimientos realizados en China, algunos conocidos como la polvora y el papel, otros olvidados como la imprenta

Frases de Todo bajo el cielo:

- En los momentos de auténtica desgracia, en aquellas ocasiones que la vida te supera y no puedes con el peso de tus problemas, resulta perjudicail confiar en que alguien va a echarte una mano, porque cuando no es así, te tambaleas y te caes.

- El arte que no conmueve, que no dice nada, no es arte, es moda.

- Como dice Sun Tzu (en el Arte de la Guerra) << No confíes en que el enemigo no venga. Confía en que lo esperas. No confíes en que no te ataque. Confía en cómo puede ser inatacable>>

_ Los viajes tienen ese poder mágico sobre el tiempo y la razón, me dije, al obligarte a romper con las costumbres y los miedos que, sin darnos cuenta, se han vuelto gruesas cadenas.

- Le voy a dar su primera lección de taoísmo, madame: aprenda a ver lo que hay de bueno en lo malo y lo que hay de malo en lo bueno. Ambas cosas son lo mismo.

- Una mente excitada por unas emociones sin control, en un cuerpo cansado y con los sentidos agitados es una invitación a la desdicha y la enfermeda.

- No tenía ni idea de lo que era exactamente la felicidad. Así como la tristeza y el dolor durabam el tiempo suficiente como pare reconocerlos y poder definirlos, la felicidad era tan efímera que no dejaba el rasto necesario para seguirle la pista.