21 nov. 2013

El padrino de Mario Puzo

Hola, me ha costado volver más de un año (no pensé que iba ser una ausencia tan prolongada)- Lo bueno, es que mi lista de libros a leer ha crecido una barbaridad en este tiempo y estoy muy motivada por esa "acumulación de trabajo". Gracias a los que aún seguís aquí y me animáis a seguir con este blog.

A los que entráis por primera vez, quizás leyendo alguna entrada, encontréis un libro que recordéis siempre :)

-------------------------------------------------------------


Aunque la película (del mismo nombre) es bastante fiel al libro (para eso Mario Puzo revisó el guión) la novela, como siempre: es mejor, ya que refleja la complejidad y profundidad de los personajes (unos "malos" que se justifican hasta parecen buenos ).
Fácil de leer y con un ritmo trepidante, este mundo de gánsters casi parece un reflejo de la sociedad actual (esa que no queremos ver o que miramos por el rabillo del ojo en los telediarios). Un libro genial, por el que no pasa el tiempo y que es mucho más que el betseller de una época.



Frases del Padrino:

- La grandeza del Don radicaba en que sabía sacar partido de todo.

- Un abogado con su cartera en la mano, puede robar más que un centenar de hombres con metralletas.

- Había aprendido del mismo Don el arte de la negociación "Nunca te enojes" .

- Hay cosas que deben hacerse y se hacen, pero nunca se habla de ellas. Uno no trata de justificarlas; no pueden ser justificadas. Se hacen, simplemente. Y luego se olvidan.

- Por experiencia sabía que el dolor y el miedo o perjudicaban el apetito; al contrario, la comida los mitigaba.

- Ninguna atmósfera podía conducir a la razón pura mejor que la del dinero.

-Bien, así es la vida. Todos podemos contar historias tristes. Yo no pienso hacerlo.

-La anarquía nunca ha sido beneficiosa.

-La pobreza, el miedo y la degradación eran demasiado terribles como para ser soportados por un hombre enérgico.

- Él se considera al mismo nivel que un presidente, un primer ministro , un Juez del Tribunal Supremo o un gobernador de cualquier Estado (...) No quiere acatar las leyes dictadas.

- su mayor deseo es entrar a formar parte de la sociedad, pero como miembro poderoso de ella, ya que la sociedad sólo protege realmente a los poderosos.

- Una fuerza prudentemente mantenida oculta (...) según la cual los amigos debían subestimar siempre las virtudes de uno, mientras que los enemigos debían sobrevalorar los defectos.

-No puedes decir "no" a las personas que aprecias, al menos no con frecuencia. Ese es el secreto. Cuando tengas que hacerlo, haz que parezca que dices "si". Aunque lo mejor es conseguir que sean ellos mismos quienes digan que "no".

- No puede haber clemencia para los traidores (...) pudo haberlos perdonado, pero ellos nunca se hubieran perdonado a sí mismos, por lo que siempre hubieran constituido un peligro