17 jun. 2011

La importancia de vivir de Lin Yutang

Es un libro interesante en muchos aspectos: esta escrito en 1937 y refleja muy bien con contexto solcial e histórico además del contraste entre Oriente y Occidente,  señala las cosas buena de la vida (que a finde cuentas, no han cambiado demasiado con los tiempos...) esto último ha sido buen antidoto contra la hermosa tristeza de Mishima.
La edición que yo he leído era de bolsillo, con letra pequeña y por tanto hacía un tanto pesada e incomoda la lectura de estas 662 pg (¡odio las malas ediciones! pero...¿quién puede elegir en una biblioteca?) pero en general está escrito en un lenguaje bastante ameno y directo.


Frases de la importancia de vivir de Lin Yutang:

-Que una nación tenga unos pocos filósofos no es extrahordinario, pero que una nación se tome las cosas filosóficamente es enorme.

- El hombre, por lo tanto, es una criatura curiosa, soñadora, jocosa y díscola.

- Ahora no se nos exige que nos adaptemos a la naturaleza; se nos exige que nos adaptemos a nosotros mismos, a esto que se llama civilización.

- La democracia de la muerte es rara vez apreciada.

- Es tal la psicología humana que, si no expresamos nuestra alegría, pronto cesamos hasta de sentirla.

- La mitad del mundo pasa el tiempo haciendo cosas, y la otra mitad pasa el tiempo haciendo que los demás hagan cosas por ellos, o haciendo imposible que los demás hagan algo.

- Los hombres recurren al habla solamente cuando no tienen poder para forzar su convicción sobre los otros. En cambio, los hombre que proceden y que tienen poder para hacerlo, raramente hablan.

- Nadie puede salir a conquista el mundo si tiene dudas de sí mismo.

- Han caído imperios y se han derrumbado los más poderosos regímenes y reinos de terror cuando el pueblo tuvo hambre.

- Las gentes pelean por sus sueños tanto como pelean por sus posesiones terrenales.

- En conjunto, nuetra vida es demasiado compleja, nuestros estudios demasiado serios, nuestra filosofía demasiado sombría y nuestros pensamientos y estudios hacen que el mundo presente sea hoy tan desgraciado.

- Muchos hombres sabios advierten que los deseos de buen éxito, fama y riqueza son eufemísmos de los temores de fracaso, pobreza y oscuridad, y que estos temores dominan nuestras vidas.

- El filósofo griego Demócrito pensó que hacía una gran servicio a la humanidad al librarla de la opresión de dos grandes temores: el temor de Dios y el temor de la muerte. Pero áun eso no nos libra de otro temor igualmente universal: el temor del prójimo.

- La poesía no es más que la verdad coloreada con emoción, la música es sentimiento sin palabras, y la religión es sólo sabiduría expresanda en fantasía.

- La dignidad del vagabundo, que es demasiado orgulloso para pedir favores, demasiado independiente para trabajar, y demasiado sabio para tomar muy en serio los triunfos del mundo.

- Amaba con tanta ternura a la vida que no podía permitir que el arte de vivir, degenerara en el simple negocio de vivir.

- En Occidente se piensa demasiado en el sexo y demasiado poco en las mujeres.

- Toda la vida, especialmente la vida doméstica, es una lección de refrenamiento.

- << Hablar contigo durante una noche es mejor que estudiar libros durante diez años >>

- La pasión sostiene el fondo del universo y el genio pinta su techo.

- Un poco de injusticia en el pecho se puede ahogar con vino; pero una gran injusticia en el mundo sólo se puede arreglar con la espada.

- Viajar solía ser un placer; ahora se ha convertido en industria.

No hay comentarios: