20 feb. 2012

El ciclo de la puerta de la muerta de Mardaret Weis y Tracy Hickman

  Cada libro de esta saga es diferente: Ala de dragón se podría decir que tiene un componente filosófico y político, en cambio Mar de fuego podría catalogarse de un libro de terror, algunos son novela de aventuras y amor...pero en conjunto es casi un manifiesto a favor de la tolerancia através de la superación de los propios miedos. Es una lectura ágil, divertida, que engancha de principio a fín y aunque no sea Canción de hielo y fuego, si es de lo mejor que he leído y puede estar al nivel del Elfo oscuro.


  
 Frases de Ala de dragón

- Sólo quien es incapaz de corregir sus defectos siente necesidad de convencer a todo el mundo de que no tiene ninguno.

- Supo que nunca más sentiría amor, pena ni compasión. A partir de aquel instante, nunca más conocería el miedo.

- El sonido (...) penetra en los oídos, en la cabeza y vive en el interior de uno. En ausenca de sonido, el silencio resuena.

- El "porqué" es un arma peligrosa. Desafía los usos antiguos a los que uno está acomodado; obliga a la gente a pensar lo que hace, en lugar de llevarlo a cabo mecánica y estúpidamente .


- Frases de la Estrella de los elfos

- Sacrificaría su vida por mí sin dudarlo. Pero una cosa es ofrecer la propia vida, y otra distinta ofrecer el alma.

- No había previsto (...) verse atrapado en el paraíso.

- La luz solo hace más oscura la oscuridad.

- Hay gente que considera la curiosidad una noción muy peligrosa. Hacer preguntas repetidamente conduce a la verdad. Y eso lo puede meter a uno en muchos problemas.

- El agua del amor es clara, pura y dulce, pero no es mágica. No cambiaría nada.


- Se había aferrado a su odio durante tanto tiempo que, sin él, sentía las manos vacías.

 Frases de Mar de fuego

- Yo nunca he aconsejado que abandones la esperanza (...) Lo único que sugiero, como he hecho siempre, es que vuelvas tus esperanzas en otra dirección.

- Nunca olvidan lo que han sido, lo que han hecho. Sólo olvidan las razones por las que lo hicieron y por eso están dispuestos a repetirlo una y otra vez.

- No mostrar nunca un punto débil a un enemigo; no revelarle nunca un punto fuerte.

- ¿Alguien se daría cuenta si, en a calle a plena luz del día, un transeúnte no produjera sombra?

- Uno tenía que escuchar su propio miedo, enfrentarse a él, entenderlo y superarlo.

- Nuestro munco empezó a fallarnos. O tal vez sea más correcto decir que nosotros le fallamos a nuestro mundo.


 Frases del mago de la serpiente

- Todo lo que decía era siempre muy razonable. Y eso hacía aún más intolerableel sentimiento irritante y desagradavle de desconfianza y recelo que me inspiraba.

- Perder la risa es perder la voluntad de vivir.

- No estaba preparada oara dejarle ver la verdad que latía en su interir. No estaba preparada ni siquiera para verla ella misma

- Un poco de dolor es bueno para todos (...) Nos recuerda que estamos vivos

- Ninguno de los dos oyó una sola palabra de las que pronunaciaban, pues ambos estaban demasiado concentrados en las voces que escuchaban en su interior para prestar mucha atención a las de fuera. 


  Frases de La mano del caos

-Impone su voluntad diciéndonos lo que queremos escuchar, complaciéndonos, adulándonos, sirviéndonos. No le importa degradarse, no tiene dignidad ni sentido del honor. Empleamentirascuya fuerza reside en que son las falsedades que uno se dice a sí mismo.

- Era un oyente silencioso y atento; jamás revelaba más emoción (...)Ante un tipo de oyente tan especial, la gente suelta la lengua; habla con vehemencia, a menudo incautamente y concentra sus pensamientos en lo que está diciendo, en lugar de en quien escucha.

- Mientras uno tiene miedo, no es libre.

- La verdadera lealtad está en el corazón, además de en la mente.


 Frases de En el laberinto

- ¿Qué está sucediendo aquí  ?- se vió obligado a mascullar. Y el mero hecho de tener que hacerse esa pregunta indicó (...) que había perdido el control.

- Por primera vez en su vida, Ciang dudó de sí misma. Y ésta es la raíz del miedo.

- Muchos de los que vagan a su aire están en una prisión

 - No encerramos en nuestra propia prisión (...).Los muros (...) eran el orgullo y el miedo, nuestros barrotes. La fuga era imposible (...) Nuestra carcel no solo nos mantenía encerrados, sino que mantenía fuera a cualquier otro. 




  Frases de La septima puerta

- Había olvidado una lección importante: no mirar nunca demasiado lejos. Lo que se veía podía ser un espegismo.

- Las raíces del miedo buscan cada rincón scuro de nuestro ser, cada recuerdo, cada pesadilla y, una vez lo encuentran, penetran en estas zonas oscuras y se nutren de ellas.

- Tú te desembarazarás de él porque le tienes miedo (...) y, por fin, no quedará nadie más que la persona que más temes: tú mismo. 



No hay comentarios: