14 dic. 2009

El libro de un hombre solo de Gao Xingjian



Escrito en primera persona, es intimista y tímidamente meláncolico como una sonrisa que intenta ocultar una profunda tristeza.
Se podría decir que solo hay un personaje y el resto son como sombras chinescas que se acercan y se alejan.
Poético e intenso, es para dejarse abrazar por sus palabras: mucho más que una crítica a un gobierno totalitarista ( en este caso el régimen comunista impuesto en China), habla de la vida, de la muerte, de la libertad, de los ideales. Un libro para tener y leer en noches en vela.
-------------------------------------------
Frases de El libro de un hombre solo de
Gao Xingjian.

Necesitaba un nido, un lugar donde refugiarse, donde pudiera escapar de los demás, un hogar para él solo, para preservar su intimidad sin que lo vigilaran.

Si podemos hacernos amigos es porque no hay ninguna relación de interés entre nosotros.

Las masas eran como una jauría de perros que se precipitan para morder obedeciendo al látigo de su amo, tomando como única precaución no recibir ningún latigazo. Ya había entendido con claridad la naturaleza de esa cosa infalible que son las masas

A veces, para mantener tus principios no te queda otra opción que huir.

Nada es gratuito, excepto las mentiras y las tonterías.

Como la locura es innata en el hombre, es posible tener algún brote en cualquier momento.

La libertad no soporta ni la santidad ni el poder dictatorial.

¿Qué general o comisario político no tiene las manos manchadas de sangre?

¿ A qué vale la pena dedicarse totalmente? En realidad, no hay nada más aparte del amor; pero es muy difícil administrarlo.

¿Qué es lo que busca a fin de cuentas? El máximo de amor y de placer, como un sueño o idea, es una utopía. Esto lo entiende perfectamente, por eso está triste. Su tristeza también es profunda, una profunda tristeza humana, una tristeza infinita, imposible librarse de ella.

Tan solo era una mujer que nadie entendía, que nadie quería entender.

Ningún hombre puede someter la voluntad de otro, a no ser que este consintiera.

Se pude estrangular a un hombre, pero sea cual sea su debilidad, no se pude estrangular su dignidad…la dignidad es la conciencia de la existencia, ahí encuentra la fuerza individual los hombres débiles. Si la conciencia de la existencia desaparece, la existencia toma la forma de la muerte.

El emperador que hay en ti solo puede dominar a una persona: a ti mismo.

El sufrimiento cuando pasa, puede convertirse en belleza.

Solo eres libre cuando no tienes nada que perder.

Nadie puede librar a nadie de su sufrimiento

El lenguaje es un milagro que permite que los hombres se comuniquen. Sin embargo, a veces no lo consiguen.

1 comentario:

Francisco Pecero dijo...

Lo leí hace ya un par de años. Me impresionó tanto... Es uno de mis libros de referencia. Lo recomiendo.