11 ene. 2010

Los Buddenbrook de Tomas Mann

Los Buddenbrook es un libro que se puede leer a modo de culebrón como la decadencia de una familia burguesa de Lübek, pero es desperdiciarlo.


La profunda psicología de los variados personajes se va conociendo a lo largo del relato, sin que se le pueda considerar un libro descriptivo, ya que no hay ninguna palabra puesta "para decorar", todas y cada una de ellas tienen una finalidad en la historia y sentido del libro.



Es un libro magnífico y no solo en lo literario, ya que tiene 884 páginas y pesa exactamente ¡un kilo! (sí..se me ocurrió pesarlo…) así que nos es precisamente para llevarlo en el bolso y leerlo en las paradas de autobús; Por lo que recomiendo leerlo con tranquilidad y en silencio disfrutando de esa crítica tan elegante que Tomas Mann hace de la sociedad Alemana del siglo XVIII. Y que puede ser aplicable, en cierta medida, en la actualidad …ya que entre sus páginas se pueden encontrar cuestiones morales y filosóficas.



Frases de los Buddenbrook


  • Esta contenta consigo misma; ésa es la dicha más sólida que podemos alcanzar en la tierra.


  • El hombre que no se educa en el dolor, nunca deja de ser un niño.


  • Cuanto más alegre y divertido parecía el señor Ksselmeyer, más peligroso era.


  • Despierto, listo...y tanto. ¡Pero siempre a costa de otras personas!.


  • Es curioso que uno no se aburra nunca a la orilla del mar


  • Yo también he reflexionado alguna vez acerca de esta angustiada, vanidosa y malsana inclinación a analizar mis propios procesos interiores, porque yo también los sentía. Pero me he dado cuenta de que no conduce sino a la confusión, la ociosidad y el desequilibrio.


  • Todos los comerciantes son unos estafadores


  • ¡La vida es un asunto terriblemente serio!


  • Los malos tragos, hay que pasarlos pronto. Nada de preámbulos


  • ¿Acaso en esta vida sólo es una vergüenza y un escándalo lo que se hace público y sale a la luz? ¡Ay, no! ¡El escándalo que se guarda en secreto, que lo consume a uno en silencio y termina privándole de su dignidad es mucho peor!.


  • Avanzan igual que el destino: serios, mudos, impasibles, sin mirar a derecha ni izquierda, con los ojos clavados en el suelo; y con una determinación implacable


  • La ilusión era lo mejor de todo, como siempre; porque lo bueno siempre llega demasiado tarde, siempre se hace realidad demasiado tarde, cuando uno ya casi ha perdido la ilusión...


  • ¿Qué es el éxito?Una indescriptible fuerza interior, una determinada visión de la vida, el deseo y la capacidad de influir sobre ella....La felicidad y el éxito están en nuestro interior. Tenemos que conservadlos, con suma firmeza, en lo más hondo. Porque. en cuento se afloja algo aquí dentro, en nuestro interior, en cuanto uno pierde la tensión y uno empieza a relajarse y sentirse cansado, todo se desmanda a nuestro alrededor.


  • En esta vida, uno sólo se irrita y se enfada ante una propuesta cuando no está seguro de poder resistirse a ella, cuando no confía del todo en sí mismo y se siente muy tentado a aceptar.


  • Existe un estado depresivo en el que todo aquello que en circunstancias normales, provocaría nuestro enfado pero nos haría reaccionar de forma sana, nos entristece y nos abate profundamente.


  • A veces la propia vida, ya sabes, te pone muy difícil creer en la inocencia de nadie.


  • A ello siguió una cruenta batalla verbal tan desgarrada como absurda y lamentable, sin ningún tema en concreto y sin otra intención que la de herir al contrincante con las palabras hasta hacerle sangrar.


  • Un actor para quien la propia vida hasta el último y más mínimo detalle cotidiano se ha convertido en representación; una representación que, exceptuando unas escasas y breves horas de soledad y distensión, requiere y consume todas sus fuerzas...La absoluta falta de entusiasmo por algo que de verdad le apasionase, el empobrecimiento y la desolación reinaban en su interior ( una desolación tan profunda que se traslucía en un estado de pesar casi permanente y tan indefinido como angustioso)


  • El tratar con gente, hablar en público, saber comportarse, actuar y hacerse respetar ya no eran (...) una actitud inocente, naturales (...) sino una especie de fin en sí mismo


  • El tiempo se aceleraba, se aceleraba tantísimo que hubiera querido agarrarse a cada hora para no dejarla escapar, para ralentizar cada una de sus respiraciones de aire de mar, para no derrochar la felicidad sin darle el valor suficiente...


  • Lo que es verdadero, sigue siendo verdadero para siempre...


  • Las aguas mansas, suelen ser profundas.


  • Un sentimiento tan fuerte se traduce en acciones, tal vez equivocadas y alocadas, pero también enérgicas y liberadoras.


  • ¿He odiado la vida alguna vez, esta vida pura, cruel y fuerte? ¡Necedad y malentendidos!. Es sólo a mí mismo a quien he odiado por el hecho de no poder soportarla.


  • ¿Qué tipo de personas son las que prefieren la monotonía del mar? Yo creo que son las que han pasado mucho tiempo observando su laberinto interior con demasiada profundidad, de modo que lo único que buscan, al menos en el exterior que les rodea, es una cosa: uniformidad
    Con tata injusticia, hasta la compasión se hace difícil en este mundo


  • Cuando uno más miedo tenía, como por ironía del destino, salía del apuro e incluso con bastante honor; sin embargo, cuando no esperaba ningún problema, le sobrevenía la desgracia.

1 comentario:

Rgg dijo...

Me ha encantado tu post. Acabo de terminarme el libro y me ha encantado tanto o más como "La Montaña Mágica". Con tu permiso, cojo algunas de las frases para mi blog

Un saludo